jueves, 9 de mayo de 2013

Consejos prácticos para ser una persona entusiasta en el trabajo


Todos sabemos el significado de la palabra entusiasmo, pero no todos logramos ser personas verdaderamente entusiastas dentro de nuestro lugar de trabajo. Quizá por algunos proyectos o en ciertas épocas mostramos entusiasmo, pero el tiempo y la rutina en muchos casos nos van quitando la primera motivación de la novedad que puede tener un trabajo, un nuevo encargo, etc.

Analicemos mejor este valor, que empuja nuestro trabajo haciéndolo caminar a una velocidad mayor y contagiando a nuestros compañeros para que realicen mejor su trabajo. Tiene mucho que ver también con el valor del optimismo, puesto que es una tendencia a ver más lo positivo que lo negativo de las cosas y a sentirse bien.

Consejos prácticos para ser una persona entusiasta:

• Al levantarse, piense que va a realizar diversas acciones que lo van a hacer sentir pleno; además, recuerde que es bueno quedarse en casa, pero si lo tuviera que hacer por mucho tiempo, añoraría el poder salir.

• Al partir hacia el trabajo no olvide que lo tiene, pues existe una gran cantidad de personas que no cuentan con esta oportunidad.

• Piense en sus compañeros de trabajo y en todo lo que les desea comentar en sus ratos libres. El trabajo también implica la relación con los demás, por lo que puede ser alentador.

• Sonría, sonría mucho, ya que cuando realizamos actos en una manera constante se nos hace costumbre. Sería bueno que todos tuviéramos ese hábito.

• En la empresa, demuestre en cada momento su educación, saludando a todo aquel que se encuentre, agradeciendo cada favor o ayuda que le presten.

• Tenga una buena relación con todos, lo cual no significa mezclarse en sus vidas privadas, sino interesarse por ellos, y sírvales siempre en la medida de sus posibilidades.

• Nunca olvide tratar con todo respeto a sus compañeros, aprenda a pedir favores y a exigir, pero siempre agradezca.

• Cuando le pregunte a alguien cómo está, hágalo interesándose por él, no solo por preguntar.

• Siempre mire a las personas a la cara cuando converse con ellas, sobre todo cuando los salude, pida o agradezca.

• Cuando le soliciten algo y objetivamente lo pueda realizar, nunca se niegue; en caso de no poder ayudar, piense en otras opciones de colaboración.

• Tenga buenas relaciones con todos, y con quien sea difícil convivir, mantenga su distancia y sea amable, quizá sólo sea la idea que todos tienen de esa persona.

• Interésese por el trabajo de los demás, recuerde que todos forman parte del mismo equipo, por lo que si la empresa mejora, usted lo hará también.

• Convénzase de lo que realiza y transmítalo a los demás.

• En conclusión, ser entusiasta es ser alegre, comunicativo, extravertido, con visión, con personalidad atractiva, magnética, y activa.


Para más información realizar nuestro curso “Administración por valores


Me gustaría que nos deje su comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada