miércoles, 15 de mayo de 2013

Como realizar presentaciones de negocios efectivas


Una buena presentación de negocios puede suponer un enorme esfuerzo para muchas personas. A menudo, el tiempo disponible para la preparación es muy poco, los objetivos están poco claros, falta información y el orador puede estar muy nervioso ante la perspectiva de la conferencia. Todo ello contribuye a que la charla no sea tan eficaz como debiera.

Independientemente del tamaño de su empresa, debe aprender a comunicarse de manera eficaz. Al ponerse en pie para tomar la palabra se convierte automáticamente en una autoridad en la materia, y su público está deseoso de escucharle.

Las palabras empleadas pueden servir para:

Informar. En ocasiones sólo queremos informar a nuestro público. Por ejemplo, puede que sólo queramos hablarle de algunas cifras de la producción de la semana anterior, o sobre los resultados de una reunión mantenida con un cliente importante.

Explicar. Quizá el objeto de la charla sea el de explicar brevemente un nuevo procedimiento a seguir. Por regla general, las charlas explicativas también suelen proporcionar información.

Persuadir. Las conferencias persuasivas suelen ser las más complejas. Lo ideal es poner la información y la explicación al servicio de la persuasión.

Si bien con nuestras charlas no conseguiremos que se acaben las guerras en el mundo, sí podemos provocar cambios importantes en nuestra empresa. Quizá se traduzcan en un programa de mejora de la calidad, en el lanzamiento de un nuevo producto al mercado, etc.

Al ser los instigadores de estos cambios tenemos la oportunidad de:

Ejercer un gran efecto en la organización de la empresa y en el modo de pensar de los empleados.

Destacar y ser recordado como el motor del nuevo rumbo de la empresa.

Avanzar en nuestra carrera dentro del departamento o la empresa.

A continuación resumo mis seis reglas de oro de una presentación:

1. El mensaje debe ser claro para no dar lugar a malas interpretaciones.

2. Se tiene que parecer convencido de lo que se dice. Hay una gran cantidad de oradores que parecen interesarse muy poco por el tema tratado.

3. Hay que ser uno mismo. No hay que interpretar un papel ni copiar las maneras de otros oradores. Nunca funciona.

4. La presentación debe ser personalizada. Hay que dejar traslucir la personalidad de cada uno y poner su sello particular en el discurso.

5. Hay que conectar con el público. La conferencia debe convertirse en un cara a cara para cada uno de los asistentes.

6. Se debe informar a los asistentes del motivo de su presencia allí y de por qué deberían escucharle. En caso contrario no lo harán.

Es importante que lea, si todavía no lo hizo, nuestro artículo “Claves para hablar en público con éxito".

El proceso para crear cualquier presentación consiste en siete pasos básicos:

1. Decidir cuál es su objetivo.

2. Decidir si una presentación formal es el mejor método para alcanzar ese objetivo.

3. Si decide seguir adelante con la presentación, establecer qué forma deberá tomar.

4. Preparar un guión (en la forma que mejor le convenga).

5. Diseñar y preparar el material visual y las notas.

6. Ensayar.

7. Exponer la presentación.


Para más información realizar nuestro curso “Presentaciones efectivas


Me gustaría que nos deje su comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada