domingo, 3 de marzo de 2013

Distintos tipos de acuerdos laborales entre el empleador y el empleado


Las organizaciones celebran diversos contratos o "acuerdos" con las personas quienes contratan.

No me refiero aquí al contrato legal entre una persona y una organización, sino a un entendimiento mutuo o a un convenio psicológico referente a la forma como la organización tratará a sus integrantes.

Los contratos generalmente abarcan la estabilidad, el tratamiento personal, la distribución y presentación de las retribuciones económicas, las oportunidades de desarrollo y el tipo de trabajo que cada persona deberá realizar.

Algunas organizaciones tienen enunciados formales referentes a sus políticas y prácticas sobre la forma cómo han de premiarse, manejarse y tratarse los empleados.

Sin embargo, la mayoría no tiene una filosofía claramente enunciada ni una serie de prácticas, sino un entendimiento desarrollado entre los empleados y la organización.

El contrato de trabajo tradicional:

Si usted:

Es leal.
Trabaja duro.
Obedece.

Nosotros le brindaremos:

Un empleo estable.
Alzas de sueldo constantes.
Seguridad económica.

Y usted formará parte de:

Una organización aburrida y segura.


En muchas organizaciones, el contrato de trabajo tradicional fue reemplazado por otro que muchos empleados han considerado negativo:

Si usted:

Permanece.
Hace su trabajo más el de otra persona.
Se ofrece para trabajar en grupos especiales.

Nosotros le brindaremos:

Un empleo, si podemos.
Señales de interés.
El mismo salario.

Y usted formará parte de:

Una organización en crisis.


En algunas organizaciones, este contrato -llamado "de crisis"- está dando paso a otro en el cual se reconoce la importancia del capital humano:

Si usted:

Desarrolla las destrezas que necesitamos.
Las aplica de manera tal que contribuyan al éxito de la empresa.
Se comporta de conformidad con nuestros nuevos valores.

Nosotros le brindaremos:

Un ambiente de trabajo emocionante.
Apoyo para su desarrollo.
Retribuciones por su contribución.

Y usted formará parte de:

Una organización de alto desempeño



La clave está en identificar correctamente las características de un sistema de retribución capaz de generar los comportamientos individuales y de la organización necesarios para dar vida a la estrategia.


Para más información realizar nuestro curso “Como implementar un sistema de remuneración eficaz”.


Espero tu comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada