miércoles, 30 de enero de 2013

Cuando la evaluación de desempeño se convierte en un instrumento ineficaz y burocrático


Es importante leer el artículo anterior “La importancia de la evaluación de desempeño laboral de los empleados”.

La evaluación se convierte en un instrumento ineficaz y burocrático cuando:

Se lanza la evaluación como un proceso autosuficiente no relacionado con ninguna otra de las prácticas de gestión del rendimiento.

Se exime a los niveles directivos de cualquier responsabilidad por haber diseñado el proceso de evaluación.

Se determina la inversión en formación y desarrollo sin hacer ninguna referencia al proceso de evaluación o a las prioridades de la organización.

No se diferencia claramente la evaluación del procedimiento disciplinario.

No se ha establecido un sistema de seguimiento de la conducta o de la contribución al proceso.

No se ha examinado a fondo las aspiraciones profesionales del evaluado durante la entrevista o subsiguientemente porque los evaluadores están demasiado ocupados con el corto plazo.

Se ha adoptando el «modelo Mafia»: haciendo saber que el proceso alentará el enjuiciamiento basado en características personales, iniciativa, lealtad etc. y que los resultados de dichas evaluaciones no serán discutidos con el individuo sino que se procederá directamente de acuerdo con ellos.

Se dedica la totalidad de la reunión a buscar y anticipar problemas y puntos débiles, en la creencia de que aquello en lo que destaca el evaluado ya es conocido.

No se examina ningún logro, dando por sentado que éstos habrán sido evidentes para el evaluado cuando tuvieron lugar.

Se manipulea al evaluado para que dé su aprobación a planes faltos de realismo, que por tanto no podrán llevarse a cabo, incluso aunque el evaluado sepa que no son realistas.

No se escucha al evaluado.

Se hacen promesas que el evaluado sabe no podrán ser cumplidas.

Se niega la posibilidad de tratar las aspiraciones profesionales del evaluado en la discusión evaluatoria y a fijar otra reunión para hablar de ellas, porque el evaluador está demasiado ocupado viéndoselas con el día-a-día.


Para más información realizar nuestro curso “Como mejorar y evaluar el rendimiento del personal”.


Espero tu comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada