martes, 11 de diciembre de 2012

¿Que significa ser asertivo?


“Todos los hombres que no tienen nada importante que decir, hablan a gritos”.
Enrique Jardiel Poncela

Ser asertivo quiere decir ser capaz de expresarse con seguridad sin tener que recurrir a comportamientos pasivos, agresivos o manipuladores.

Ser asertivo es tener la capacidad de defender los propios derechos sin violar los de los demás, bajo ninguna circunstancia.

Ante una fuerte agresión verbal hacia nuestra persona, nos inclinamos a adoptar una postura de confrontación o escape; y ninguna de estas dos reacciones deja mucho espacio para la fluida continuidad de una relación interpersonal.

Esto supone un mayor autoconocimiento; conocerse y estar de acuerdo consigo mismo, tener el control del propio «yo» real.

Requiere saber escuchar y responder a las necesidades de otros sin descuidar nuestros propios intereses o comprometer nuestros principios.

Está relacionado con la capacidad de mejorar nuestra habilidad en el trato con otros; incluye una comunicación más eficiente, un control del estrés a través de un mejor manejo de otras personas y situaciones problemáticas.

Hace referencia también a las elecciones; el ser capaz de expresar necesidades, opiniones o sentimientos, seguro de que no será dominado o utilizado contra su voluntad.

La asertividad significa una comunicación lograda y esto no quiere decir solamente saber encontrar las palabras adecuadas en una situación determinada. El tono de la voz, el volumen, la expresión facial, los gestos y el lenguaje corporal forman parte del mensaje que está enviando a otras personas. Si no funcionan todos los componentes de la ecuación, enviará un mensaje confuso.

Generalmente, si usted degrada a la otra persona o se degrada a sí mismo de alguna forma, su estilo de comunicación no será asertivo.

Aunque haya ocasiones en las que prefiera ser pasivo o utilizar un tono más agresivo, una respuesta asertiva es invariablemente la preferible y conduce a una situación en la que todos ganan y ambos interlocutores se sienten satisfechos.

Para poder ser asertivos, hemos de abrigar la profunda convicción de que tanto nosotros como cualquier otra persona, tenemos necesidades que satisfacer y aportaciones que hacer.

Es decir, hemos de valorarnos a nosotros mismos, pero también a los demás. Valorar nuestras propias necesidades y deseos menos que los de otras personas, nos lleva a adoptar comportamientos serviles que nos rebajan.

Las personas con tendencia a someterse ante los otros dan largas explicaciones para justificar sus actuaciones, haciéndose pequeñas y ensalzando al que tienen en frente.

Ante fuertes diferencias de opinión, la sumisión no es una buena respuesta. Someterse vicia una relación. Quien no hace valer sus derechos, se expone a que sean ignorados por los demás.

Por otra parte cuando actuamos agresivamente nos destacamos a expensas de la gente. La persona agresiva nunca es culpable de nada. Ella es perfecta y los demás son un desastre.

La agresividad no necesariamente se muestra con ataques frontales y hostilidad. Hay sutiles conductas hacia los demás llenas de paternal -o maternal- condescendencia, en las que subyace un total menosprecio por la otra persona.

Ante una afrenta o una opinión radicalmente diferente a la nuestra, sucumbir a las propias emociones no es un comportamiento asertivo.

La asertividad permite expresar bajo cualquier circunstancia, las propias necesidades, deseos, sentimientos, opiniones y creencias, de manera directa, honesta, y no agresiva.


Para más información realizar nuestro curso “Como ser asertivo (expresarse con seguridad sin irritar al otro”.


Espero tu comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada