viernes, 7 de diciembre de 2012

Funciones de los gerentes para desarrollar el talento


Antes de ver cuáles son las funciones de los gerentes para desarrollar el talento le recomendamos ver nuestro artículo: “El talento y el diseño organizacional correcto

Ahora si vamos a detallar las funciones:

Definen los resultados esperados y, sin apartarse de esa meta, permiten que los empleados la alcancen "a su manera", en vez de obligarlos a seguir pasos fijos y establecidos.

Preguntan a los empleados cuáles son las herramientas o equipos que necesitan para hacer su trabajo y relacionarse con los clientes.

Definen con claridad los talentos que exige un determinado puesto y seleccionan al individuo que reúne las cualidades necesarias.

Ponen el foco en las fortalezas de la gente y felicitan a los empleados por el trabajo bien hecho. Los grandes gerentes saben que el reconocimiento es fundamental, pero también admiten que sólo hay que elogiar al empleado cuando lo merece: las felicitaciones deben estar vinculadas a los resultados. De todas maneras, el reconocimiento frecuente es importante, y debería ocurrir al menos una vez a la semana.

Les importa la gente que trabaja con ellos. Por eso, le prestan atención y la hacen sentir comprendida. Saben qué tipo de reconocimiento prefiere cada persona y cuáles son sus expectativas.

Utilizan períodos de prueba que les permiten a los empleados experimentar en un nuevo cargo y, si no se ajustan a él, retomen el puesto anterior.

Consultan a sus empleados y escuchan sus opiniones

Ayudan a sus subordinados a encontrar un vínculo entre los objetivos de la compañía y lo que cada uno de ellos valora.

Definen claramente lo que entienden por "calidad", y tratan de que los empleados compartan su visión.

Los empleados necesitan feedback para saber cuánto han contribuido al equipo y cuánto han progresado en su desempeño.

Los mejores gerentes saben que es su responsabilidad ofrecer un amplio rango de opciones de aprendizaje a su gente y establecer las condiciones para que las utilicen.


Llevando a cabo estas funciones, los gerentes, logran el compromiso de los empleados. Por lo tanto podemos afirmar que los empleados comprometidos son aquellos que:

Usan sus talentos a diario.

Tienen un alto nivel de desempeño y un impulso innato hacia la eficiencia.

Entablan buenas relaciones con sus pares.

Saben qué resultados se esperan de ellos.

Están comprometidos emocionalmente con lo que hacen, con la compañía y con su equipo de trabajo.

Tienen una alta cuota de energía y entusiasmo.


Los empleados no comprometidos, son aquellos que:

Cumplen sólo con lo básico.

Son incapaces de actuar con seguridad.

No se arriesgan en sus respuestas ni en sus acciones.

No tienen una noción correcta de las metas y los logros.

Su compromiso con la empresa es débil.

Expresan abiertamente sus opiniones negativas.


Para más información realizar nuestro curso “Como gestionar el talento en su empresa”.


Espero tu comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada